Menu

Declaración Sobre el Racismo

Declaración Sobre el Racismo
Congregación de la Misión, Provincia del Este

«Amén, en verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de estos más pequeños, que son mis hermanos, lo hicieron conmigo». (Mateo 25:40)

Estamos viviendo tiempos difíciles, y, cuando reflexionamos sobre las trágicas muertes de George Floyd, Breonna Taylor, y Ahmaud Arbery, podemos, por nuestra respuesta de fe, convertir esto en un «tiempo sagrado». Sentimos la injusticia de sus muertes y el dolor de sus familias. Estos eventos han sacado a la luz muchas desigualdades injustas para las personas de color. Sabemos que el principal responsable es el RACISMO. El racismo es un mal que mata las esperanzas, los sueños y las vidas de las personas de color.
Como Vicentinos de la Provincia del Este, reconocemos que este es nuestro tiempo para dejar que la luz de Cristo brille en nuestro mundo. Este es nuestro tiempo para ser una voz que proclama justicia para todas las personas. Nuestro tiempo nos llama a una fe para ver a las personas como Dios las ve y actuar para hacer que las comunidades donde vivimos y trabajamos sean más justas y justas para todos. No podemos quedarnos callados. El silencio permite que florezcan las fuerzas del racismo pecaminoso. George Floyd, Breonna Taylor, y Ahmaud Arbery son solo tres en la larga lista de muchos afroamericanos que han sido asesinados en Estados Unidos. Durante muchos años, mientras que los nombres de las víctimas del pecado del racismo han cambiado, el color de las víctimas no ha cambiado. Es tiempo para que los Vicentinos digan rotundamente, las vidas negras le importan a Jesús y a nosotros.

Como Vicentinos, denunciamos todas las formas de racismo que se han entretejido en la estructura de América durante más de 400 años, tanto los actos individualizados de racismo como se ven en estas trágicas muertes injustas, como el racismo institucionalizado más sutil que afecta a millones de personas afroamericanas en la actualidad en los Estados Unidos.
Este racismo sistémico ha aplastado la vida dando un soplo de libertad y justicia para muchos de nuestras hermanas y hermanos afroamericanos en este país.

Reconocemos con la mayor humildad y profundidad el pecado de racismo sistémico que existe no solo en nuestra sociedad, sino en los corazones de muchos de nosotros. Buscamos la misericordia de Dios mientras le pedimos perdón a nuestros hermanos y hermanas a quienes hemos perjudicado por nuestra falta de preocupación e incluso a veces nuestra mala voluntad agresiva. Nos esforzamos por la gracia de corregir nuestras formas de pensar y actuar. Pedimos la guía del Espíritu Santo para establecer reglas y prácticas que comiencen a restaurar la integridad en medio de todo el daño que hemos hecho. Que Dios nos conceda la gracia de cambiar nuestros hábitos, reconocer el privilegio de lo que es y hacer las paces verdaderas.

Prometemos nuestras oraciones y nuestro apoyo para ayudar a superar cualquier acto de racismo individual. Prometemos que ya no permaneceremos en silencio. El silencio quita el aliento de nuestros espíritus. Lucharemos contra el racismo sistémico y el racismo ambiental, ya que estas son cargas pesadas que se colocan diariamente en el cuello de nuestras hermanas y hermanos afroamericanos.
Nosotros, como Vicentinos, estamos llamados a trabajar con y para los pobres y los abandonados, y lucharemos contra el pecado del racismo. Sabemos que con la ayuda de Dios todos podemos ser uno y todos podemos respirar el Espíritu vivificante de justicia y libertad para todos. Invitamos a todos los miembros de la Familia Vicentina a hacer este compromiso hoy.

Leave a Reply

Sign up for our newsletter to stay up to date with how we are living up to the mission of St. Vincent de Paul, and how you can help.